lunes, 17 de agosto de 2015

Alimentos Ricos en Omega 3 y 6


0 COMENTARIOS
¿Sabías que nuestro cuerpo no produce ciertas grasas, como lo son los ácidos grasos omega 3 y 6? Por lo tanto, es sumamente importante consumirlos a través de los alimentos. Pero, antes de ver algunos de los alimentos ricos en omega 3 y 6, veamos por qué son tan importantes para una óptima salud y cuáles son sus beneficios.

Los ácidos grasos omega 3 y 6 son grasas poliinsaturadas. Las grasas poliinsaturadas son grasas saludables, contrarias a las grasas saturadas y grasas trans. Estas últimas son poco saludables ya que aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas y otros problemas de salud. Sin embargo, se considera que el consumo moderado de las grasas poliinsaturadas, como el omega 3 y 6, sí ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Su deficiencia podría resultar en problemas de crecimiento, anomalías neurológicas y lesiones de la piel.

Beneficios del Omega 3:

1. Mejora la circulación de la sangre. Ojo: Tiene un efecto anticoagulante, ya que disminuye la concentración de plaquetas.
2. Previene el endurecimiento de las arterias y contralan la presión arterial.
3. Reduce la mortalidad durante un segundo ataque cardíaco.
4. Previene las enfermedades coronarias, pues reduce los triglicéridos y el colesterol malo (LDL), mientras que aumenta el colesterol bueno (HDL).

Beneficios del Omega 6:

1. Fortalece el sistema inmunológico.
2. Ayuda en la formación de la membrana celular.
3. Durante el embarazo, contribuye a la formación de la retina en el feto.
4. Reduce el riesgo de padecer diabetes.

¿En cuáles alimentos puede encontrar los ácidos grasos omega 3 y 6?

• Pescados como el salmón, atún, sardinas, entre otros, así como el aceite de pescado. Evita consumir pescados con alto contenido de mercurio como son la macarela, el tiburón, pez espada y tilapia del Golfo de México, especialmente si estás embarazada.
• Nueces
• Semillas de lino
• Aceite de lino
• Aceite de canola
• Aceite de oliva
• Aceite de soya
• Alimentos derivados de la soya
• Tofú
• Verduras de hoja verde

Nota: Cuando se consume el omega 3 y 6 de manera excesiva, a través de suplementos, puede ocasionar hemorragias debido a su efecto anticoagulante.

Temas Relacionados:

El Consumo de Grasas y los Niños
Importancia del Zinc en el Cuerpo
Embarazo: Vitamina D

miércoles, 15 de abril de 2015

Cómo Hacer Brotes de Alfalfa en Casa


0 COMENTARIOS
La alfalfa es un alimento altamente nutritivo, y puedes germinarla en casa. Hacer los brotes o germinados de alfalfa en casa es muy sencillo; además te ahorrará dinero y podrás envolver a tus niños en el proceso.

Como parte de los nuevos proyectos familiares a realizar durante este año, consideramos los brotes o germinados de alfalfa, entre otros, aunque el proceso es bastante similar entre unos y otros. Pero, en esta ocasión, quiero compartir contigo el procedimiento que llevamos en casa para germinar las semillas de alfalfa, lo que resultó en un rotundo éxito, ya que conseguimos semillas de buena calidad y los niños en casa participaron, no solamente al germinarlas, sino también al comerlas.

Quiero destacar el detalle de las semillas de buena calidad, ya que en ocasiones las semillas pueden salir dañadas y por lo tanto no llegarán a brotar. Nos sucedió con unas semillas de brócoli, las cuales también deseábamos germinar. Pero, al cabo de varios días siguiendo los pasos indicados para los brotes, tuvimos que descartarlas. Estaban dañadas.


Bueno, dicho esto, para hacer tus brotes de alfalfa en casa necesitarás lo siguiente:

• Semillas de alfalfa
• Una jarra de vidrio, tipo “Mason Jar Wide Mouth”, de 32 oz.
• Tapa con huequitos, especial para brotes (como la que aparece en las fotos)
• Agua
• Una toalla


Cabe señalar que existen varios métodos para hacer tus brotes de alfalfa en casa, por lo que los materiales que necesitarás pueden variar, depende del método que elijas. Pero, en nuestro caso, este fue el método que elegimos y nos funcionó.

Procedimiento:

Echa en la jarra 2 cucharadas de semillas. Agrega agua hasta como la mitad de la jarra. Déjalas en remojo entre 8-12 horas.


Luego de remojarlas, bota el agua y enjuágalas entre 2-3 veces. Deja la jarra escurrir, boca abajo, media recostada, como verás en las fotos. Cubre la jarra con una toalla. A partir del primer día, notarás unos pequeños brotes blancos en las semillas.


Día 1


Día 2


Día 3


Día 4

Todos los días deberás enjuagar las semillas, de 2-3 veces al día, ponerlas a escurrir y volverlas a cubrir. Esto hasta el día número 4. Observación: Como al tercer día, los brotes están algo altos. Es mejor no quitar la tapa y enjuagarlos a través de los huequitos de la tapa.

Al día número 5, saca tus brotes al sol. Coloca la jarra con tus brotes cerca de una ventana o en un lugar en donde reciban luz solar para que se pongan de color verde. Pasadas varias horas, notarás que tus brotes de alfalfa se han tornado de un color verde muy bonito.


Día 5


Puedes enjuagar y retirar cualquier semilla que no haya germinado. ¡Y ya están listos para comer! Puedes guardarlos en tu nevera, en la misma jarra si quieres, hasta cerca de una semana.



Bueno, eso es todo por el momento. Espero te animes a hacer tus germinados en casa y a envolver a los niños en el proceso. Así se motivan más en comerlos. ¡Hasta la próxima!

Lo Más Reciente

Facebook

 

El Bebe de Mama Copyright 2007 - 2013 All Rights Reserved | Términos de uso | Política de Privacidad | Contáctenos | Publicidad | Facebook | Twitter

www.ParaImprimirGratis.com